0

Pollo con salsa de almendras

IMG_20150105_004321

 

Andábamos cansados de comer el pollo de la misma forma y con la excusa de tener que dejar la comida preparada en tuppers para organizarnos las semanas (ya sabéis lo mucho que me gusta la organización) nos hemos lanzado a probar una receta que ha resultado estar buenísima: pollo con salsa de almendras.

Hemos cogido ideas de aquí, ideas de allá, y finalmente hemos optado por hacerlo de forma que podamos comer toda la familia, es decir, con poca sal y sin vino para la cocción. El resultado: un plato sencillo, rico y completo. ¿Os animáis?

¡Tomad nota!

¿Qué necesitamos? 

3 pechugas de pollo

1 cebolla

3 dientes de ajo

125 gramos de almendras

Caldo de verdura

Aceite de oliva virgen

Azafrán

Sal

Laurel

¿Cómo lo hacemos?

En una sartén amplia, o en una cazuela antiadherente, ponemos un chorro de aceite y pochamos la cebolla junto a los dientes de ajo, un poquito de sal y el laurel. Cuando veamos que la cebolla está transparente estará lista. Lo sacamos todo, retiramos el laurel, y lo introducimos en el vaso de la batidora. Reservamos. A continuación en ese mismo aceite tostamos las almendras. Cuando tengan un color doradito (vais a saber perfectamente cuando estén listas por el tono) las sacáis y las añadís al vaso junto con dos vasos de caldo de verduras (si no tenéis podéis echarle agua pero queda más sosillo). Batimos hasta conseguir una salsa bien fina y lo dejamos donde está.

Ahora nos ponemos con el pollo. Fileteamos las pechugas, las salpimentamos y en el mismo aceite en el que hemos cocinado lo demás las vamos haciendo. Una pasadita rápida con el fuego fuerte. Que no se lleguen a hacer del todo. Las vamos sacando y dejando en un plato. Cuando estén todas listas, en la misma sartén echamos la salsa que habíamos preparado junto con el azafrán. Comprobamos la sal y acto seguido ponemos dentro los filetes de pollo. Dejamos unos veinte minutos – media hora y lo tendremos listo.

¿Por qué nos gusta?

Es una receta sencilla, que nos va a quitar poco tiempo y muy socorrida. Es ideal para una comida familiar o para el día a día.

La salsa de almendras le aporta jugosidad al pollo y un sabor delicioso. Además, como ya habréis leído en muchas ocasiones, la almendra es uno de los frutos secos más nutritivos: nos aporta grandes cantidades de fibra, calcio, vitaminas B y E y grasas saludables. Las abuelas siempre dicen que son buenas para el cerebro y los huesos, y razón no les falta ya que su consumo ayuda a evitar enfermedades como el Alzehimer y nos aporta un alto contenido en fósforo que fortalece nuestros huesos y dientes.

Si os gustan las almendras, os encantara esta forma de preparar el pollo. ¡Probad!

Diana Oliver

Diana Oliver

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:

Responsable: Diana Oliver + info

Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info

Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.

Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web Marujismo.com + info