10

Machismo cotidiano

igualdadSon tantos los episodios de machismo a los que una mujer se enfrenta a diario que es difícil enumerarlos. Todos pertenecen a lo que se puede llamar machismo cotidiano.

Lo vemos en la calle, en la televisión, en las películas, en la publicidad y hasta en nuestros propios entornos familiares o laborales.

Y no solo son actitudes que vienen por parte de ellos, muchas de nosotras también seguimos permitiendo, fomentando y normalizando actitudes tan machistas que me causan espanto.

Parece que el sexo femenino tiene muy definido su rol de perfecta cocinera, planchadora, limpiadora, madre, esposa y, además, trabajadora. Pero… ¡atención! Todo esto empeora cuando te conviertes en madre. Se da por hecho que, como por arte de magia, cuando das a luz tienes que dominar todos y cada uno de esos roles. Especialmente la cocina, porque como ya sabréis, todo bebé viene con un curso de alta cocina bajo el brazo.

Queridas amigas, como ya sabréis, el siglo XXI trajo consigo la aparición de una terrible condena para la mujer: la figura de la Superwoman. Si eres mujer, sabes de lo que estoy hablando: ¿cuántas cosas eres capaz de hacer a la vez? Nos exigimos, se nos exige, demasiado.

Todas las tareas anteriores me parecen estupendas, valiosas, útiles, y como buena “marujista” las practico a diario, especialmente la de madre que es la verdaderamente importante. El problema viene cuando se da por hecho que yo, como mujer, madre y esposa, debo ejercerlas. Y debo ejercerlas con soltura, sin descanso. ¡Ah! además, hay que practicarlas todas a la vez: ama de casa-madre-trabajadora. No habrá paz para las mujeres.

Lo peor llega cuando la parte masculina de este equipo familiar experimenta el contacto con estos roles atribuidos a la figura femenina. Este hecho se admira como algo insólito, maravilloso, estupendo. Ya puedo oír a más de un alma cándida decir: “¡Oh! ¡Qué mono! Mírale, ha bañado a su hija”. Dramático, ¿no os parece?. Machismo cotidiano por todas partes.

Igual de triste es que existan juguetes para niños y juguetes para niñas. Con actitudes como esa división por sexos seguimos fomentando el machismo cotidiano. Para ellas, las cocinitas. Para ellos, las construcciones. ¡Basta ya! Dejemos que ellos decidan si quieren jugar a las muñecas o si prefieren montar circuitos de fórmula 1 en el salón. ¿No os parece?

Hasta que no normalicemos que cosas tan ordinarias como los quehaceres domésticos o la crianza y educación de los hijos son cosa de dos, o eduquemos a nuestros hijos desde la verdadera igualdad seguiremos viendo anuncios tan lamentables como éste:

Diana Oliver

Diana Oliver

10 comentarios

  1. La verdad creo que el machismo empieza en casa, a mi me dicen muy seguido hay que bueno tu esposo, para mi somos un equipo y funcionamos y hacemos marchar la casa. Mi hija juega con trenes y a la comidita, pero es verdad que muchos estereotipos los vemos tanto en casa como en las escuelas etc….hay un comercial de leche para niños donde dice “sus primeros pasos” obvio la niña será bailarina y el niño ingeniero….se me hace grotesco, pero como es muy “light” nadie dice nada, para mi en esos pequeños detalles está todo. Me gustó tu post, hay mucho material y hablamos poco de ello. https://www.youtube.com/watch?v=B0Y2rrH54v8

    • Yo también pienso que en casa es donde debemos comenzar dando ejemplo. Otro mundo es posible, seguro. Gracias por tu aportación Giovanna 🙂

  2. Es asquerosito, pero es, y hay que cambiarlo, empezando por nosotras, en casa, con nuestros retoños. Es nuestro turno, nuestra responsabilidad. Cuando, estando embarazada, me preguntaban si prefería niño o niña siempre decía lo mismo (y no era pose, es una firme convicción): “Me da igual, lo voy a querer y educar EXACTAMENTE IGUAL, sea nene o nena”. No le encuentro sentido a hacerlo de otra forma. Me resulta absurdo cuando me “felicitan”porque mi pareja “colabora” en casa. Esa idea, la de “qué suerte que tu marido te echa una mano” apesta. En mi casa nadie la echa una mano a nadie, porque resulta que la casa es de los dos (bueno, ahora en realidad es del peque, que la ha colonizado). Ains.
    Estupendo post, y necesaria reflexión. Ahora, como decía, es nuestro turno: eduquemos en igualdad, leñe.

  3. No había visto el anuncio… pero tienes razón, es lamentable. De todas formas vivimos inmersos en un mundo de machismo y anuncios como este hay a patadas y los seguirá habiendo. Yo aún oigo comentarios por parte de padres (y madres) del tipo “no llores que los niños no lloran” o ” no hagas tal que eso es de niñas”…

  4. Siento venir pesimista hoy, pero cuando estudié sexología descubrí que estas diferencias son más pronunciadas y habituales y están más arraigadas de lo que nos creemos. Lo triste es que los niños nacen sin todos estos prejuicios y somos nosotros quienes se los inculcamos 🙁

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:

Responsable: Diana Oliver + info

Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info

Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.

Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web Marujismo.com + info