3

Flan de coco sin leche

flan

Las visitas a casa de los abuelos de Valencia siempre nos dejan una receta rica, rica que poder practicar en casa. Esta vez, volvemos a Madrid con la receta de flan de coco (sin leche, y por tanto, apta para IPLV) bajo el brazo.

 ¿Qué necesitamos?

4 huevos

2 vasos de bebida de arroz o de avena

1 vaso de azúcar

80 gramos de coco rallado

Caramelo líquido

¿Cómo lo hacemos?

Precalentamos el horno a 175-180 (depende de vuestro horno) y mientras va tomando temperatura, introducimos en un recipiente todos los ingredientes: 4 huevos, 2 vasos de bebida vegetal (lo hacemos con leche de arroz pero podéis emplear la leche vegetal que más os guste, y si preferís leche de vaca, adelante), 1 vaso de azúcar y 80 gramos de coco rallado (lo venden en bolsitas ya preparado). Con la batidora removemos bien todo hasta que quede todo bien mezclado. A continuación, vertemos caramelo líquido (podéis hacerlo en casa o comprarlo ya preparado) en la flanera grande o en varias individuales, esto es a gusto del consumidor, y seguidamente metemos la mezcla anterior.

Cogemos una fuente apta para el horno y la llenamos con algo de agua, menos de la mitad será suficiente, y metemos la flanera. El objetivo es cocinarlo al baño maría en el horno, así que ¡para dentro! Lo dejamos en el horno durante unos 30 o 40 minutos y listo. Solo tenemos que dejarlo enfriar y una vez que ha perdido todo el calor lo dejamos en la nevera para que se enfríe del todo.

¡Cuidado al emplatar!

Solo cuando el flan ha permanecido un tiempo en la nevera y está frío se puede emplatar. Pero, ¡ojo!, hay que tener cuidado de que no se nos rompa. Necesitamos un plato grandecito, lo humedecemos un poquito y tapamos la flanera. Lo giramos y con paciencia le damos toquecitos hasta que el flan caiga. Es una maniobra que requiere mucha atención ya que el flan se rompe fácilmente. Es mucho más fácil emplatar flanes individuales, así que si os preocupa que se pueda romper, elegir esa opción por si acaso.

¿Por qué nos gusta?

Si seguís este blog sabréis de mi aversión hacia todo lo industrial, especialmente bollería y productos del tipo yogures, natillas, flanes…etc.

Es por esto que creo que no hay nada mejor que preparar este tipo de cosas en casa, sabiendo lo que le ponemos o cómo lo hacemos. En definitiva, sabemos algo más lo que estamos comiendo.

Desde que nació Mara y le diagnosticaron IPLV, nuestra dieta cambió radicalmente y, pese a que siempre me ha gustado comer bien, es ahora cuando más me preocupo porque todos en casa llevemos una dieta equilibrada, lo más sana posible, sin dejar de disfrutar.

Así que, si os apetece daros un capricho dulce, esta es una buena receta para preparar en familia y huir de la sección de refrigerados del super.¿Os animáis?

3 comentarios

  1. Pingback: Dorada a la sal

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:

Responsable: Diana Oliver + info

Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info

Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.

Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web Marujismo.com + info