33

Adaptar la casa a los niños: Nuestra experiencia

adaptar-la-casa-a-los-ninos

Adaptar la casa a los niños

Ya he dicho cientos de veces lo mucho que me gusta ordenar. Quien me conoce sabe que me encanta colocar y que, no sé por qué extraña razón, hacerlo me produce una especie de orden mental y relajación inexplicable (supongo que esto será una tara psicológica, y tengo muchas). Pero ¡ojo! no ando todo el día recogiendo y gruñendo, como bien ha hecho mi querida madre toda la vida. Tampoco obligo a nadie a que se convierta en miembro de la tribu del orden, sino que lo hago de forma automática y con gusto: ¡pim! ¡pam! En un momento los restos visibles del huracán Mara desaparecen como por arte de magia. Me gusta hacerlo. Soy así de rara, así que, si buscáis una “colocadora” profesional, avisadme.

La maternidad ha supuesto para mi un cambio brutal en todos los sentidos y me ha enseñado infinidad de cosas. La casa no ha escapado de esta revolución y ha sido adaptada en función de las necesidades de Mara y, claro está, de su seguridad ( y la de nuestros libros más preciados). ¿Cómo lo hemos hecho? Así:

De los 0 a los 6 meses

Antes de que naciera Mara ya teníamos su habitación preparada con su cuna, su cambiador, su alfombra, sus peluches… Lo que viene siendo una habitación de bebé de catálogo digna de un tablero de Pinterest. Nosotros nos equivocamos y pronto nos dimos cuenta de lo que realmente necesita un bebé: brazos, teta y besos, algún pijama cómodo y pañales. Y es que, nada más llegar a casa con ese bebé diminuto y tierno pronto nos dimos cuenta del poco uso que le íbamos a dar a su cuarto: optamos por el colecho por lo que cuna y minicuna quedaron relegadas a puros objetos de decoración, Mara pasaba el 99% del tiempo en nuestros brazos y apenas pisábamos su habitación más allá del baño o un cambio de pañal. Por el momento la casa quedó igual que estaba antes de ser tres porque aún no había necesidad de cambios en el entorno.

habitacion-de-bebe

De los 6 a los 12 meses

Aquí la casa empezó la “casamorfosis” (guiño, guiño a Aguamarina). Mara comenzó a sentarse sola y al poco tiempo descubrió el gateo y lo maravilloso que podía llegar a ser explorar lo que le llevó a dar sus primeros pasos a los 11 meses. Aquí ya nos planteamos hacer algunos cambios con respecto a la casa:

– Tapamos los enchufes con un protector para niños que se pega y que ni se ve ni se puede quitar. Una maravilla a prueba de manos pequeñas.

– Quitamos de su alcance objetos y productos peligrosos como, por ejemplo, objetos de decoración de cristal o cerámica, utensilios de cocina cortantes o que se rompieran fácilmente, productos de limpieza y baño, el costurero… En definitiva, todo aquello susceptible de darnos un susto.

– Pusimos a su alcance objetos cotidianos que le llamaban la atención y que eran aptos para ella. Hicimos una especie de caja de tesoros con cosas como cucharas de madera, telas, botellas de plástico, papel… Y le apasionaba.

– Compramos una manta de juegos y alfombras para evitar algo el suelo frío de la casa (y amortiguar los golpes).

– Los libros dejaron de ocupar toda la estantería y subieron unas cuantas baldas hacia arriba porque Mara sentía cierto gusto por comer novelas, especialmente las de terror, así que para evitar pesadillas nada mejor que hacerlas desaparecer y cambiarlas por libros de hojas gruesas para bebés. Mucho más apetecibles.

Manta-de-juegos-para-bebes

De los 12 a los 24 meses

Pasado el primer año de Mara convertimos su habitación en una especie de estudio – despacho – sala de lectura (aún me pregunto porqué no lo hicimos mucho antes) y adaptamos el resto de la casa para disfrute de todos:

– Creamos una especie de rincón de juegos y libros en el salón. Si nosotros teníamos allí nuestros libros y objetos “valiosos”, ¿por qué no estaban los de Mara? Así que dijimos adiós a la mesa de comedor (como la cocina es amplia no la necesitamos), compramos una estantería nueva y la integramos junto a una alfombra, una mini mesa y unas mini sillas. Nuestra última adquisición es una pizarra enorme con la que disfrutamos mucho pintando soles y estrellas junto a “Mamá, Papá y Mara” en su versión de tiza.

– La cocina también ha cambiado: ahora tenemos una minicocina para cuando Mara quiere sorprendernos con uno de sus platos estrella… ¡la sopa!

– Los platos, vasos y cubiertos de Mara están en los cajones inferiores, a su alcance, para que ella misma pueda poner la mesa. Lo hacemos siempre juntas y muero de amor cuando dice con su lengua de trapo lo de “este para Mara, este para mamá, este para papá”.

pizarra-en-el-salon

salon-adaptado-a-ninos

Cocinando como papá y mamá 😊 #picoftheday #niños #cocina

Una foto publicada por @marujismo el

Para nosotros es más importante dejarla explorar y descubrir sin miedo y no estar constantemente repitiendo “No”, “Cuidado”, “Deja eso”, “Deja aquello”. Además, nos encanta que las cosas estén integradas en casa porque al final nuestro hogar es, por supuesto, el suyo.

¿Y vosotros? ¿Tenéis habéis adaptado la casa a vuestros peques? ¿Cómo lo habéis hecho?

33 comentarios

  1. Un buen detalle sería colgar en las paredes de la habitación de tu pequeño algo que le ilusionase y le inspirase alegría cada vez que lo vea. Su animal favorito en forma de escultura, un mapa donde viajar o un diseño personalizado con la forma de su juguete favorito o de sus padres.

  2. Ójala pudiera hacer yo todo eso que has hecho. Con cincuenta metros cuadrados no hay opción apenas a dejarle un rinconcillo y da gracias. Nuestra criatura no tiene cuarto propio, sino que su cuna está con nosotros en el mismo dormitorio desde el primer día. Apenas pudimos ganar algo de espacio en el salón para ponerle un parque y que tuviera su rincón, aunque la mayoría del tiempo se lo pasa persiguiendome por toda la casa abriendo grifos, encendiendo electrodomésticos y dejando huellas de manos. La única opción que hemos tenido ha sido la de cederle algunas cajoneras abiertas y estanterías bajas para que pueda coger sus cosas, aunque ahora mismo la casa corre un grave riesgo de avalancha porque todo está apilado en las estanterías de arriba. Poco a poco vamos despejando la casa buscando soluciones verticales de almacenamiento, pero no puedo esperar al día en que nuestra economía nos permita mudarnos a un piso un poquito más grande para que podamos darle a nuestra criatura el rincón que se merece y no unas migajas arrebatadas al poco espacio que nos queda libre en nuestra atestada casa.

    • Bueno, no creas que nuestra casa es muy grande aunque sí se nota más espacio (antes vivíamos en un piso de una habitación). Cierto es que por el momento no encontramos necesidad de tener una habitación específica para la peque pero suponemos que llegará un momento en el que sea ella misma la que nos lo pida. ¡Nos va a dar mucha pena ese momento en el que se “independice”! 🙂

  3. Me ha encantado el rinconcito del salón y la cocinita xD Me resulta curioso ver que hemos hecho casi lo mismo y por el mismo orden jajajaja Nuestra hija también tenía su habitación pero pronto nos dimos cuenta de que.no valía de mucho, así que ahora tiene su espacio en el salón, que a fin de cuentas es donde pasamos más rato. Me ha hecho mucha gracia lo de la cocinita porque yo hace bastantes meses le hice una de cartón y ha sido un éxito rotundo xD
    Por cierto, pensaba que yo era de las pocas personas a las que les relaja ordenar y me da gusto ver que no soy la única 😉

    • Jejeje… Sí, no sé por qué pero me encanta colocar. Es absolutamente relajante. Pones la mente en blanco y ¡zas! Reseteas en un periquete. A veces lo necesito mucho. Trabajar en casa con una bebé de dos años no es nada fácil. Oye me ha encantado lo de la cocinita de cartón. ¡Foto, foto, foto!

  4. Como mi bichilla es tan destroyer nosotros lo que hemos hecho ha sido vaciar directamente los muebles del salón y llenarlos con sus libros, juguetes y demás. Vamos, que ahora todo el salón le pertenece, pero es que es cansadísimo correr detrás de ella para que no toque aquí y allí. Así vivimos despreocupados (o casi).

    • Sí. A nosotros nos pasaba lo mismo. La idea de estar toooodo el día detrás de ella con el “no” era poco apetecible así que reorganización 🙂

  5. Qué bonito espacio tenéis montado en el salón 🙂 Me chifla! La casa se vuelve una leonera como no pongas un poco de organización…

  6. Qué chulo. Me gusta mucho. Nosotros lo hacemos en la medida de lo posible. Tiene juguetes o libros a su alcance tanto en el salón como en su cuarto. Y en el salón tenemos la típica columna o pilar o lo que sea que parte una pared y ahí he pensado poner las típicas balditas y un cojín para que tenga acceso a sus libros (lo de sentarse en el cojín ya si eso dentro de 10 años) que cada vez irán siendo más. La cocina de IKEA la quiero sobre todas las cosas peeeero, el espacio es limitado. Estoy por ponerla en nuestro dormitorio que es tamaño pista de aterrizaje. Ja,ja,ja.
    Por otro lado lo que sí intentamos es usar lo que queda a su alcance de forma natural como el bidé en nuestro baño que está convenientemente cerrado el paso pero sirve para que cuando se “quita” la ropa, la deje ahí para lavar. En el suyo es donde se lava las manitas (y rechista a la vez). Ja,ja,ja.
    Os ha quedado precioso y súper acogedor.

    • Muchas gracias 🙂 Sí, la verdad es que el espacio es esencial para la cocinita porque es un poco trastito jeje… Ahora que te leo lo del baño se me olvidó poner que también lo hemos adaptado un poco a ella con un espejo infantil a su altura, toallas, el cepillo… ¡Un mini baño! 😀

  7. Yo tengo mil ideas pero aun tardaremos en ponerlas en práctica. Todo dependerá del carácter que vaya mostrando la Habichuela ^_^

    Un abrazo 🙂

  8. Pues si, hemos hecho mil cambios y muy parecidos a los vuestros. De hecho tengo un post en borradores que no termina de salir desde hace un par de meses.
    Nosotros también creímos necesario tener la casa adaptada para que fuese libre y nosotros no tuviéramos que decir NO a todas horas.
    Un besote!!

  9. En mi caso, viajando continuamente con nuestra pequeña de 20 meses lo que hacemos es llevarnos cosas que a ella le gustan y allá donde vamos las voy colocando y se siente como en casa. Por ejemplo un cojín con su nombre, su cuentos, muñecas y unos coches que le encantan! Una especie de manta que cuelgo en la pared a su altura tipo montessori con botones, texturas, sonidos. Los juguetes de bañera. Aunque la cocinita, el poni y el garaje para coches no me los puedo llevar vamos haciendo sus estancias interesantes con la variedad de estar siempre por ahí y con las rutinas y tiempos lentos necesarios para su edad. Y aunque ahora ya tenemos un destino fijo, gracias! La casa va cambiando cada día… cuando crees que ya lo tienes todo controlado ella llega a otro sitio más alto! Saludos!

    • ¡Cuánto te admiro Raquel! No debe ser nada fácil trasladarse de un sitio a otro con peque de por medio. Me alegro mucho de que ya tengáis un destino fijo. ¡Bien! Al menos así el estrés de andar con la casa a cuestas habrá terminado 🙂

  10. Nosotros también fuimos adaptando la casa. La habitación desde el.principio supimos q no la usaría de bebé y la decoración ya iba encaminada a habitación infantil. El salón es el lugar donde pasamos el.80% del rato despiertos, así que hay buen sitio para los peques. Aunq ahora el.enano solo se dedica a agarrarse a la estantería y tirar todo. Superaremos esta fase tb…

    • Sí, nosotros también pasamos la mayor parte del día en el salón así que es el que mayor protagonismo se ha llevado. Ánimo con esta fase del “lo tiro todo”. Ayer MAra hizo exactamente eso: Todo lo que había en su estantería acabó en el suelo. Todo 😀

  11. A nosotros también nos ha pasado algo similar y de la habitación de catálogo que preparamos para Álvaro pasó a ser una habitación de juegos. Su cama pasó a nuestra habitación y el salón es un cajón desastre que mejor no te enseño 😉

  12. Nosotros hicimos como vosotros.libros de las estanterías más arriba,los cables y enchufes escondidos y tapados y cuando little A era más pequeña su manta de juegos con los juguetes en salón y habitación.el armario de productos de limpieza cerrado y plancha etc donde no llegue ni pueda tirar de ello. Ahora que nacerá su hermanita haremos un rincón más grande en el salón para ambas.de todas formas no quiero cambiar mucho las cosas pq nos miraremos el año que viene y viendo la nueva cada será diferente.

    • Los productos de limpieza y cosas peligrosas eran nuestras principales preocupaciones. Nosotros también tenemos en mente mudarnos. Llevamos dos años queriendo hacerlo pero por una cosa o por otra al final no hemos podido… A ver si el año que viene cae de regalo de Reyes 🙂

  13. Nosotros seguimos con la habitación de M “sin hacer” porque total, duerme con nosotros y juega en el salón así que nada, le vaciamos un par de baldas de la estantería y compramos otra para sus cosas. La verdad es que yo también soy bastante ordenada y creo que M ha salido a mí, porque cuando ve algo tirado se lleva las manos a la cabeza, dice ¡qué desastre! y lo recoge. XD

  14. Yo con la mayor hice más o menos como vosotros. Con el pequeño, hace dos años que parece que nos hayan entrado a robar. Trepa por todas partes así que cada vez hemos ido quitando más cosas y ahora es como vivir en una casa saqueada. Aún así, él siempre encuentra algo que puede alcanzar y destruir. La semana pasada encontró mi caja de cosméticos y sembró el pánico entre ellos, muchos acabaron en la basura.
    En un par de años supongo que podremos volver a tener jarrones y cosas bonitas por la casa. 🙂

    • Qué lejano parece eso a veces jejeje… Mara también tiene fijación por las pinturas y las lía buenas. No te imaginas hasta donde es capaz de llegar por un neceser o una cajita. Creo que es una fantástica exploradora (ríete tú de Indiana Jones).

  15. Me encanta el rincón que habéis puesto para Mara en el salón, yo es una cosa que haré en nuestra futura casa nueva y grande. Al final, es lo más cómodo, que juegue mientras hago la comida, recojo o lo que sea. Además de que os ha quedado precioso. Lo primero, ser funcionales y prácticos 😉

  16. En mi caso, la cosa ha sido bastante parecida.
    hemos ido adaptando la casa a las niñas porque nos negamos a tener una casa de anuncio en la que las niñas no pueden tocar nada y no queremos estar todo el día “no toques eso” “cuidado que se rompe”…
    Así que sencillez, seguridad (barreras en las escaleras, enchufes tapados, armario de lejía con protector) y juguetes 😉

  17. Nosotros manejamos más o menos el mismo concepto, aunque no ha sido una readaptación nada planificada. De hecho de vez en cuándo todavía me descubro diciendo ¿qué hace esto aquí? O ¿dónde has conseguido eso, hijo?

    • Es que son magos… A mi me sorprende Mara muchas veces con cosas que no puedo ni imaginar cómo ha llegado a ellas…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:

Responsable: Diana Oliver + info

Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info

Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.

Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web Marujismo.com + info